Los 5 artículos científicos sobre párkinson más relevantes de marzo
marzo 27, 2018
Especial Reunión Academia Americana de Neurología parte II
abril 27, 2018
Mostrar todo

Especial Reunión Academia Americana de Neurología parte I

Ya tenemos aquí los #5artículospor del mes de abril.

Este mes de abril entre los días 21 y 27 está teniendo lugar en Los Ángeles la Reunión de la Academia Americana de Neurología. Es una reunión de gran importancia y nivel científico. Nuestros 5 artículos de Abril los sacamos del suplemento de trabajos presentados en dicho congreso y publicados en la revista Neurology pero por partida doble. Os resumimos aquí 10 novedades muy interesantes presentadas en un especial de 2 partes, 5 trabajos en cada una.

Podéis ver los últimos artículos en este enlace.
Factores de riesgo ambientales y niveles de micro-RNA en plasma en pacientes con Parkinson.
Factores ambientales como la exposición a tóxicos o pesticidas podrían estar implicados en las causas de la neurodegeneración de la enfermedad de Parkinson. Estos factores ambientales podrían alterar la expresión de unos genes llamados micro-RNAs, que son capaces de regular la expresión de otros genes. Se presentó un estudio en el cual en un grupo de pacientes con Parkinson y un grupo control (sin Parkinson) con metodología adecuada analizan la exposición a posibles tóxicos con intención de determinar posibles factores ambientales causantes de la enfermedad. Les sacaron sangre para analizar en la misma los niveles de determinados micro-RNAs. Obtuvieron muestras de 61 pacientes y 113 controles. Encontraron que el haber vivido cerca de un pozo de agua incrementaba el riesgo de Parkinson en más de 4 veces y la exposición a químicos ocupaciones en más de 2. Hay más de 2.800 datos recogidos de una sistema de información geográfico sobre exposición a pesticidas, cianobacterias, mercurio, etc., y estos datos se relacionarán con los valores de los micro-RNAs. Por el momento esta parte está pendiente pero desde luego es de gran interés.
Conclusión: Factores ambientales pueden producir modificaciones en la expresión de genes que pueden contribuir a desarrollar la enfermedad de Parkinson. Cada vez hay más estudios que demuestran que la expresión de genes no sólo se debe a una predisposición intrínseca sino que el ambiente puede cambiar el genoma también. Nuestros genes no son fijos, cambian.
¿Identificando el Parkinson con las lágrimas?
Actualmente necesitamos un biomarcador que permita hacer en vida el diagnóstico de enfermedad de Parkinson y de forma precoz. Se está investigando en encontrar alguna proteína o mólecula en una muestra biológica (sangre, orina, piel, etc.) que permita identificar la enfermedad. Se presentó un estudio muy interesante en el cual analizaron en lágrimas de 55 pacientes y 27 controles extraídas de ambos ojos los niveles de tres proteínas: alfa-sinucleína, CCL-2 y DJ-1, encontrando niveles de alfa-sinucleína total significativamente menores en las lágrimas de los pacientes comparado con los controles (423 frente a 703 pg/mg). Si embargo, los niveles de alfa-sinucleína oligomérica resultaron ser mayores en los pacientes (1.45 frente a 0.27 ng/mg). Para las otras dos proteínas no observaron diferencias.
Conclusión: Este es el primer estudio en el que analizan el valor de la alfa-sinucleína como biomarcador diagnóstico en lágrimas. Dicha proteína podría valer para distinguir la lágrima de un paciente de uno que no lo es. Interesantemente, sería un marcador sencillo, barato y no invasivo.
Detección de hipomimia facial con la cámara de un teléfono móvil como prueba de screening para el diagnóstico precoz de Parkinson.
Sabemos que el diagnóstico de la enfermedad de Parkinson se hace tarde y es importante poder llegar a hacerlo más precozmente porque si dispusiéramos en el futuro de un tratamiento para frenar la enfermedad deberíamos administrarlo lo antes posible. La hipomimia (reducción de la expresividad facial) está presente en estadios iniciales y puede ser de utilidad su identificación mediante algún dispositivo. En este trabajo presentado en la AAN, 20 pacientes en estadio 2 de Hoehn&Yahr y 41 controles realizaron unos test de expresividad facial y fueron grabados con una cámara de un teléfono móvil. Se utilizó un algoritmo aplicando “machine learning” para evaluar la expresividad facial. Los datos obtenidos presentaban una precisión muy alta, obteniéndose sólo del total de la muestra (61 sujetos) 1 falso negativo (1 enfermo de Parkinson que no fue identificado como tal) y 2 falsos positivos (2 sujetos sanos que se identificaron como enfermos de Parkinson).

Conclusión: Aunque se trata de un proyecto piloto, la identificación de hipomimia facial mediante una cámara del teléfono móvil podría valer como prueba de identificación precoz de Parkinson. Lo importante, accesible y poco costoso. Queda por ver su fiabilidad en grandes estudios. Además, queda por ver su valor en pacientes más precoces (estadio I).
Nilotinib para frenar enfermedades neurodegenerativas: resultados de un ensayo fase I.
Estudios preclínicos indican que el inhibidor de la tirosina quinasa AbI nilotinib penetra en el cerebro y contribuye al aclaramiento de proteínas como la alfa-sinucleína (se acumula en el Parkinson) y tau hiperfosforilada y abeta (se acumulan en la demencia Alzheimer). Todas estas proteínas se depositan, agregan de forma anómala y acumulan en áreas del cerebro de pacientes con Parkinson que se demencian y si podemos eliminarlas o evitar que se acumulen podríamos prevenir el desarrollo de demencia. En un estudio presentado fase I, 12 pacientes recibieron nilotinib a dosis de 150 y 300 mg, y les midieron los niveles de tal molécula en sangre y líquido cefalorraquídeo al inicio, 2 meses y 6 meses además de observar los cambios en las proteínas mencionadas en líquido cefalorraquídeo.
Observaron como nilotinib revirtió la pérdida de alfa-sinucleína en líquido cefalorraquídeo restaurando sus niveles en plasma e incrementando la concentración de ácido homovalínico, lo cual sugiere un incremento de la producción de dopamina. Además nilotinib modificó los niveles de tau y abeta en líquido cefalorraquídeo y redujo también los niveles de marcadores de muerte celular, como enolasa neuroespecífica y la proteína S-100B.
Conclusión: Nilotinib podría ayudar a reducir los acúmulos de proteínas que se agregan de forma anómala en el cerebro como la alfa-sicnlueína, tau y abeta. Parece en pacientes llegar al cerebro y contribuir a aumentar la producción de dopamina. Podría ser un fármaco para frenar o prevenir enfermedades neurodegenerativas como el Parkinson o Alzheimer. Este fármaco es utilizado actualmente para tratar la leucemia mieloide crónica.
STEADY-PD III. Estudio fase III con israpidina como fármaco para frenar el Parkinson. ¿Cómo va?
Se presentaron datos sobre el estudio STEADY-PD III. Es un estudio fase III en el que un grupo de pacientes con Parkinson recibe israpidina (fármaco utilizado para la hipertensión arterial que podría tener un efecto neuroprotector y enlentecer la progresión del Parkinson) a dosis de 10 mg al día mientras que otro grupo recibe placebo. El primer paciente se incluyó en NOV/14, habiéndose reclutado un total de 336 participantes. El seguimiento del último paciente está previsto que finalice en NOV/18. El objetivo principal es ver el cambio en la escala UPDRS-I-III (escala para medir aspectos cognitivos, de autonomía para actividades de la vida diaria y motores). Otros objetivos son ver el tiempo que pasa hasta que se necesita iniciar medicación dopaminérgica, en desarrollar complicaciones motoras y otros cambios en cuando a discapacidad, síntomas motores y no motores.
A fecha 13/OCT/17, un 98% (327 de 336) se mantenían en el estudio, habiendo habido 9 abandonos (2%), 48 eventos adversos serios (de ellos 3 posiblemente relacionados con el fármaco) y 2 muertes (no relacionadas con el fármaco). Un 83% ya habían iniciado tratamiento sintomático (278 pacientes).
Conclusión: STEADY-PD III finalizará en 2019. Entonces habrá resultados sobre el posible valor o no de israpidina como fármaco que enlentezca la progresión de la enfermedad. Hasta el momento lo que parece es que es bien tolerada y los abandonos son muy bajos. Esperaremos.
Esperemos que os haya gustado y os resulte de interés. En unos días volveremos con la parte II de este especial de la Reunión de la Academia Americana de Neurología con más avances incluyendo terapias muy interesantes. ¿Alguien duda de que se está investigando? Hay muchos, muchos avances.

Dr. Diego Santos García
Complejo Hospitalario Universitario de Ferrol (CHUF), A Coruña

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *