Safinamida, opioides y cannabinoides, ¿los mejores tratamientos para tratar el dolor en la enfermedad de Parkinson?
septiembre 22, 2018
Reunión Enfermedad de Parkinson Santiago de Compostela: Ultrasonidos, cirugía, y mucho más
septiembre 29, 2018
Mostrar todo

Monitorización de síntomas en pacientes con Parkinson con dispositivos smartphone

a woman using a smart phone

• El uso de un smartphone permite monitorizar los síntomas de un grupo de pacientes con enfermedad de Parkinson durante un periodo de 6 meses de seguimiento.

• Realizaron monitorización activa con 6 test diarios que miden fonación, temblor de reposo, temblor postural, motricidad fina con las manos, balance y marcha, y también pasiva, llevando el smartphone en el bolsillo.

• A lo largo de 6 meses, se cumplimentaron un 60% de los tests y hasta el 90% cumplimentaron los tests al menos 1 de cada 4 días.

• La comparación entre repeticiones de los tests demostró que es una técnica fiable en lo que mide.

• Fue útil para detectar síntomas en comparación con un grupo control (sujetos sanos sin Parkinson).

• El smartphone permitió detectar síntomas en pacientes que con las escalas clínicas pasaban desapercibidos.

• En base a esto, este tipo de dispositivos podría en el futuro servir para monitorizar los síntomas y detectar síntomas precoces de la enfermedad en pacientes de riesgo.
En la enfermedad de Parkinson hay muchos síntomas que deben ser examinados y que además pueden cambiar a lo largo del tiempo o incluso en pacientes fluctuantes cambiar muchas veces a lo largo de un mismo día. La visita médica puntual en un momento dado no permite recoger toda la información y es necesario el desarrollo de sistemas que permitan monitorizar los síntomas y datos de la enfermedad del paciente en su día a día para conocer que es lo que más le perjudica para el desempeño de sus actividades. Por ejemplo, un paciente que acuda en estado ON a la consulta con buena respuesta al tratamiento puede hacer pensar al médico que el paciente se encuentra muy bien cuando a lo mejor no es así si tiene episodios OFF incapacitantes a lo largo del día. El uso de nuevas tecnologías permitiría monitorizar estos cambios y saber de forma más aproximada la realidad de la situación del paciente, y dentro de las nuevas tecnologías aplicaciones o programas que se puedan usar en un smartphone permitiría que puedan resultar de fácil uso, bajo coste y viables. Ventajas evidentes con respecto por ejemplo al uso de escalas es la mayor sensibilidad para detectar alteraciones, mayor objetividad, y por supuesto, la monitorización continuada del día a día. De hecho, se están empezando a utilizar en ensayos clínicos con fármacos.
Se publica en la revista Movement Disorders los resultados de dos estudios independientes de monitorización de síntomas mediante el uso de un smartphone. Uno de ellos, es un ensayo clínico fase 1 b doble ciego frente a placebo con RG7935/PRX002 (NCT0257714) con 44 pacientes y un seguimiento de 6 meses llevado a cabo en diferentes países; es decir, se aplicó el uso del smartphone en el contexto de un ensayo clínico con fármaco. El otro es un estudio observacional en el que se incluyeron 35 controles (sujetos sanos sin Parkinson) para poder establecer comparación con los 44 pacientes, realizado en Suiza, pero en este caso el seguimiento fue de sólo 6 semanas. El objetivo fue comprobar si el uso del smartphone resultaba fiable, reproducible y válido. En este estudio no se presentaron datos del resultado del fármaco del ensayo clínico.
De los 44 pacientes, 43 resultaron válidos porque 1 perdió el smartphone. Un 82% eran varones, la edad media fue de 57.5 años con un estadio medio de Hoehn & Yanr de 1.91 y el tiempo medio de evolución de enfermedad de 3.5 años, siendo el grado de afectación motora leve a moderado (puntuación media en la UPDRS-III de 27) y sin presentar demencia (puntuación media en el MOCA de 26.8). De ellos, el 37% presentaban fluctuaciones clínicas y un 9% discinesias. El smartphone utilizado era un Galaxy S3 mini con la aplicación instalada (diseñada por Roche). La tarea consistía en una monitorización activa en la cual tenían que completar 6 tests diarios que permitían medir (1) fonación (lenguaje), (2) temblor de reposo, (3) temblor postural, (4) motricidad fina con las manos (tapping), (5) balance y (6) marcha. Además, el participante tenía que llevar el smartphone en el bolsillo dado que el dispositivo monitorizaba pasivamente el estado del paciente durante la realización de sus actividades en el día a día (el teléfono disponía de acelerómetro y giroscopio, magnetómetro y micrófono).
Los pacientes completaron un total de 5.135 tests, lo que supuso una adherencia del 61%; es decir, del total de tests a realizar durante 6 meses se completaron 6 de cada 10. Un 66% completaron todos los test al menos 1 de cada 2 días y hasta un 90% 1 de cada 4 días. En el caso de los controles el total de tests completados fue de 1.542, lo que supuso un 100% de adherencia; es decir, se completaron todos los tests durante 6 semanas. Hubo un total de 24.104 horas de monitorización pasiva en el grupo de pacientes y 8.614 en los controles. La comparación de la repetición de los tests demostró una fiabilidad excelente en el caso del temblor postural y alta en el resto excepto en la motricidad fina que fue moderada. En cuanto a la validez de los tests, todos los tests y parámetros de monitorización pasiva permitieron diferenciar a los pacientes de los controles, observándose peores resultados en los pacientes.
También todos los tests de la monitorización activa se correlacionaron con los hallazgos observados al evaluar al participante mediante una escala clínica (MDS-UPDRS) excepto la fonación (lenguaje). De hecho, el smartphone permitió detectar en pacientes con respecto a los controles diferencias en todas las evaluaciones tanto de monitorización pasiva como activa en comparación con los hallazgos observados con la escala clínica, excepto en el caso del temblor esencial, sugiriendo que por lo tanto el smartphone permite detectar síntomas de enfermedad que el evaluador podría no detectar aplicando escalas.

Como conclusión, el presente estudio demuestra que el uso de una aplicación instalada en un smartphone puede ser fiable, sensible y útil para monitorizar la evolución de los síntomas de los pacientes con Parkinson. Puede dar una información detallada del día a día del paciente que permita, entre otras cosas, ayudar al médico en la toma de decisiones del tratamiento.
DIEGO SANTOS GARCÍA
NEUROLOGÍA, CHUF (COMPLEJO HOSPITALARIO UNIVERSITARIO DE FERROL), FERROL, A CORUÑA

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *