Resumen Congreso MDS 2017, Vancouver
junio 7, 2017
Los 5 artículos del mes de Junio de 2017. Especial resumen “21st INTERNATIONAL CONGRESS OF PARKINSON ́S DISEASE AND MOVEMENT DISORDERS” Parte I
junio 26, 2017
Mostrar todo

Resumen Congreso MDS 2017, Vancouver | Parte 2

Martes 6 de Junio de 2017.
Avanzando en el conocimiento de las causas de la enfermedad y nuevas tecnologías, una realidad necesaria.
En la sesión plenaria se han revisado diferentes vías implicadas en los mecanismos causantes de la enfermedad de Parkinson. Una de las vías muy interesantes es la disfunción del lisosoma. Ésta es una estructura de la célula encargada de degradar sustancias tóxicas y proteínas anormales, y se sabe que hay muchas mutaciones conocidas que de alguna manera están implicadas en la alteración de la función del lisosoma a través de diferentes mecanismos como mitofagia, micro o macroautofagia. Una de ellas son las mutaciones en el gen de la glucocerebrosidasa (GBA). Las mutaciones en este gen son las más frecuentes en la EP, presentes hasta en el 10 a 25% de los pacientes. Hay unas 350 mutaciones, siendo N3705 y L444P las más frecuentes. Se ha encontrado una correlación entre la carga de mutación y el grado de progresión de la enfermedad. Los pacientes con mutaciones del GBA pueden debutar algo más jóvenes, tener una progresión más rápida y desarrollar deterioro cognitivo. Los hallazgos patológicos y de imagen son superponibles a los de la enfermedad esporádica (no genética) y pueden presentar síntomas prodrómicos, utilizándose en portadores estudios combinados para detectar precozmente el desarrollo de la enfermedad como UPSIT (test de olfacción), BDI (depresión) y MOCA (cognición). La actividad enzimática lisosomal está reducida en pacientes con mutaciones de la GBA y esto se corresponde con un incremento de los depósitos de alfa-sinucleína. Estrategias dirigidas a aumentar la actividad de la enzima y reducir la alfa-sinucleína podrían ser terapeúticas y frenar la enfermedad. Entre ellas están el uso de chaperonas como el ambroxol o activadores enzimáticos como el Saposin C. Se ha observado que el ambroxol reduce niveles de alfa-sinucleína en el laboratorio en tubos de ensayo y también en animales y de hecho hay un estudio en marcha en el que se están tratando pacientes con ambroxol en Reino Unido, el AIM-PD, del cual tendremos resultados el próximo año.
Otra vía muy interesante es la neuroinflamación. Se sabe que en pacientes con Parkinson hay neuroinflamación precoz con la activación en fases tempranas de la microglía, participación del sistema HLA (histocompatibilidad) y presencia de células inflamatorias en el cerebro de modelos animales con mutaciones del gen LRRK2 (G2019S). Dicho de otra forma, hay un vínculo entre inflamación, LRRK2 y alfa-sinucleína.

Lo interesante a nivel práctico es que el uso de antiinfamatorios podría ser una vía para prevenir o tratar la enfermedad. Sin embargo, no hay evidencia a día de hoy y uno de los problemas probablemente es que la acción antiinflamatoria debería ser selectiva sobre alguna vía implicada en el proceso según cada paciente y no global.

Hubo un Symposium muy interesante donde el Dr. Jaime Kulisevsky (Hospital Sant Pau) y otros expertos discutieron sobre el efecto de la safinamida sobre el glutamato.
Safinamida es un fármaco comercializado en España (Xadago®) desde hace 1 año aproximadamente y que además de tener una acción dopaminégica que permite mejorar el estado motor del paciente y ganar más de 1 hora de tiempo ON al día actúa bloqueando la acción del glutamato cuando se libera de forma excesiva. Esto es importante porque el glutamato está implicado en las discinesias (movimientos involuntarios) y safinamida puede ser utilizada para mejorar las discinesias (a dosis de 100 mg/día).

Necesitamos ir cogiendo experiencia con el fármaco para ver su efecto sobre las discinesias y por ejemplo otros síntomas no motores como la fatiga, ansiedad, dolor, etc. Como aspectos favorables, decir que es fácil de tomar (1 pastilla al día) y que se tolera bien con pocos efectos secundarios.

Este martes también se han presentado 379 trabajos sobre diferentes temáticas. Una de las más interesantes es el desarrollo de nuevas tecnologías. Actualmente se están desarrollando dispositivos que nos permiten poder monitorizar con precisión el estado del paciente día a día y saber que síntomas predominan y durante qué momentos del día.
Algunos son aplicaciones para poder utilizar en el teléfono (smartphone) o tablet, como por ejemplo el uso de diarios de fluctuaciones o discinesias, o la realización de tareas para poder evaluar por ejemplo el temblor o la torpeza fina en las manos. Estos dan tanto información subjetiva proporcionada por el paciente como objetiva. También hay aplicaciones que pueden mejorar algunas funciones motoras o cognitivas a base de repeticiones y entrenamiento. Pero además se están desarrollando muchos dispositivos que el paciente lleva consigo (parche, sensor en el dedo de una mano, cinturón, reloj de pulsera, etc.) y que permiten registrar a lo largo del día de forma totalmente objetiva diferentes síntomas como el temblor, las discinesias, la lentitud de movimiento, los bloqueos de la marcha, etc. Está claro que todos estos dispositivos nos ayudarán a tener una información mucho más fiable y lo esperable es que en el futuro sean utilizados en los ensayos clínicos. En este enlace el Dr. Álvaro Sánchez Ferro, neurólogo del Centro Integral de Neurociencias – HM – CINAC y experto en nuevas tecnologías en párkinson, nos cuenta lo más relevante sobre este tema.
Relacionado con lo previo también resulta interesante la telemedicina. Se han presentado algunos programas de atención integral del paciente con participación activa del personal de enfermería y desarrollo de la telemedicina. El neurólogo puede ver, preguntar y explorar al paciente a través de una pantalla (ordenador, móvil, etc.). Esto permitiría programar visitas antes, evitar desplazamientos en ocasiones sin necesidad, visitas más seguidas, monitorizar la progresión, etc. De hecho, hay dispositivos que recogen mucha información y automáticamente la integran y analizan para decirnos que le pasa al paciente (que tiene mucho temblor, más bloqueos, etc.). Esto ayudaría al médico a tomar decisiones con respecto al tratamiento y economizar recursos. Por último, se ha hablado sobre biomarcadores de la enfermedad de Parkinson. Sabemos que es una enfermedad donde se depositan proteínas anormales que forman los cuerpos de Lewy. La principal es la alfa-sinucleína. Se está investigando para encontrar un trazador que nos permita visualizar mediante un PET los depósitos de alfa-sinucleína en el cerebro. Esto sería útil porque podría ayudar al diagnóstico y estimar la progresión. Pero a día de hoy no lo hay aunque si para el amiloide y la proteína tau (intervienen en la demencia Alzheimer). Algún estudio con PET para detectar tau (18-F-AV-1451) ha encontrado niveles más altos en pacientes con párkinson y demencia. Otros marcadores interesantes son la neuromelanina (más elevada en pacientes con párkinson en el cerebro detectada con PET) o la medición de la función noradrenérgica, colinérgica o serotonérgica. Por ejemplo, con 11C-donepezil-PET se ha observado que la función parasimpática está reducida en intestino delgado y páncreas de pacientes con párkinson frente a controles. Es muy importante poder correlacionar los síntomas que cuentan los pacientes con datos objetivos de disfunción del neurotransmisor que produce los síntomas (noradrenalina, dopamina, serotonina, etc.) entre otras cosas porque los síntomas son muy subjetivos. Por ejemplo, hay 12 definiciones para el estreñimiento y dependiendo de la usada y la percepción del paciente, uno puede ser estreñido o no. Esto es relevante a la hora de estratificar el riesgo e incluso de incluir a los pacientes en ensayos clínicos.
MENSAJES DEL DÍA
  • El tratamiento de la enfermedad de Parkinson pasa por identificar las causas. Reconociendo mutaciones genéticas implicadas en un mecanismo se abre la puerta a posibles terapias. Es lo que sucede con la mutación del gen de glucocerebrosidasa (GBA), la disfunción lisomal y el ambroxol.

  • Se están desarrollando dispositivos que actúan como sensores captando los cambios experimentados por el paciente en su domicilio las 24 horas del día todos los días. Esta es la forma de monitorizar la respuesta a un tratamiento. En el futuro deberían usarse en los ensayos clínicos.

  • Otra apuesta de futuro es la telemedicina, que permitiría realizar evaluaciones visualizando a un paciente a través de una cámara (por ejemplo en el móvil o en una pantalla).

  • En el futuro dispondremos de marcadores (de imagen funcional, un PET por ejemplo) que nos permitan conocer por qué se producen algunos síntomas y cómo pueden progresar.



Miércoles 7 de Junio de 2017.
Inmunoterapia y terapias dirigidas: debemos ser optimistas y tener esperanza e ilusión porque se está investigando en resolver el problema, la cura de la enfermedad.
En la sesión plenaria se han revisado diferentes terapias dirigidas a intentar curar la enfermedad. Muy interesante fue la charla sobre inmunoterapia. Sabemos que en la enfermedad de Parkinson se deposita alfa-sinucleína y ésta es el marcador patológico característico. Un objetivo sería prevenir su depósito o evitar que se vaya acumulando más cuando ya la hay frenando la enfermedad, y esto se puede conseguir con la inmunoterapia. Lo primero es complicado a día de hoy porque habría que aplicar la inmunoterapia sobre sujetos que no han desarrollado la enfermedad pero sabemos por algún marcador que la van a desarrollar (genético, clínico como el trastorno del sueño REM, etc.). Sería adelantarnos al problema y prevenir la enfermedad. El problema sería saber con seguridad que ese sujeto desarrollará la enfermedad porque si no es así estaríamos administrando una terapia a alguien sin necesidad con la repercusión que eso tiene; es decir, necesitaríamos un marcador con una fiabilidad del 100%. Por el contrario, en pacientes que ya tienen la enfermedad, aplicar inmunoterapia serviría para frenar la progresión y sería importante administrarla pronto. Un problema aquí sería que cuando el paciente se diagnostica precozmente se cometen errores diagnósticos y de nuevo necesitaríamos disponer de un marcador diagnóstico fiable en vida que permita confirmar el diagnóstico precoz.
Hay dos tipos de inmunoterapia. La pasiva consiste directamente en administrar anticuerpos dirigidos contra un antígeno que queremos neutralizar, es este caso, la alfa-sinucleína. La activa son las vacunas, de tal forma que se inocula el antígeno para que el organismo del propio paciente desarrolle los anticuerpos. Con respecto a las vacunas, hay un ensayo clínico en fase 1D (AFF008 de AFFIRIS) en el que se incluyeron a 24 pacientes con enfermedad de Parkinson de 55 años de edad media y 2.6 años de evolución de enfermedad (media) tratados (9 levodopa, 20 agonista dopaminérgico, 12 IMAO-B) que fueron seleccionados a recibir o bien 15 μg o bien 75 μg (4 inyecciones en el primer año y una dosis de recuerdo a los 2 años) de PD01A. De los 24 completaron el seguimiento al año y dos años 22. La vacuna fue bien tolerada y segura, siendo el efecto secundario más frecuente (hasta en el 55% de los casos) las reacciones cutáneas pero leves y sin observarse toxicidad en relación con la dosis. Se observó una respuesta inmune en el 86% de los casos (19 de 22 pacientes) y desarrollaron el 73% anticuerpos específicos contra el epitopo original de la alfa-sinucleína.
En otro ensayo, el AFF011 fase 1, los pacientes se randomizaron a tres grupos (36 en total, 12 en cada grupo): 15 μg de PD03A (AFFITOPE®) + óxido de aluminio, 75 μg de PD01A + óxido de aluminio y sólo óxido de aluminio (sin vacuna, placebo). El seguimiento fue de 1 año y se comprobó que la vacuna es segura; el efecto secundario más frecuente fueron las reacciones cutáneas que se dieron hasta en el 89% de los casos pero sin haber diferencia entre la vacuna y el placebo y tampoco ningún caso de encefalitis ni reacción sistémica. Además, se observó que la inmunización se consiguió de forma más significativa con la dosis de 75 μg.

Con respecto a la inmunización pasiva (administrar anticuerpos directamente contra la alfa- sinucleína) se ha observado que chBIIB054 reduce los depósitos de alfa-sinucleína en un modelo animal de ratón y hay un estudio en marcha (BIIB054 SAD Study). Es un estudio doble- ciego, randomizado, controlado con placebo con la participación de 48 voluntarios sanos y 18 pacientes a 3 dosis diferentes en 9 centros de Estados Unidos. Otros anticuerpos se están estudiando; en modelos animales de ratón 9E4 redujo la alfa-sinucleína y en voluntarios sanos PRX002 demostró ser seguro. Hay un estudio con el anticuerpo PRX002/RG7935 en fase 1b (NCT0215714). Se trata también de un estudio doble ciego controlado con placebo en el que se incluyen 80 pacientes con párkinson randomizados a 6 grupos con dosis diferentes (desde 0.3 mg/kgs a 60 mg/kgs) que reciben 3 dosis (basal, semana 4 y semana 8). El objetivo primario es evaluar la seguridad y tolerabilidad al anticuerpo y los secundarios estudiar la inmunogenicidad y propiedades farmacocinéticas. Otro ensayo es el PRX002/RG7935 PASADENA STUDY (fase 2) que incluye una fase 1 de 52 semanas doble ciego con randomización a 3 grupos (placebo, PRX002/RG7935 1.500 mg intravenoso y PRX002/RG7935 4.500 mg intravenoso) y otra segunda fase de extensión en la que todos recibirían el anticuerpo. Aquí el objetivo primario ya es evaluar el efecto clínico usando una escala que es la MDS-UPDRS y los secundarios ver los cambios en DATSPECT (analiza la función dopaminérgica) y seguridad y farmacocinética.

En resumen, tenemos en investigación dentro de las terapias contra la alfa-sinucleína:

  • Las vacunas PD01A y PDO31 (fase 1-2 completadas, pendiente resultados).
  • Los anticuerpos monoclonales PRX002 y BIIB054 (ambos en fase 2 y reclutando sujetos).
  • Moduladores de la agregación de alfa-sinucleína: NPT200-11 (fase 1) y ANLE 138b (fase 1); ambos en planificación. Éstos en están fases muy preliminares, pero el objetivo sería similar, evitar los depósitos anormales de alfa-sinucleína modulando su agregación.
  • A todo lo anterior hay que añadir que se están desarrollando fármacos dirigidos específicamente sobre un mecanismo relacionado con una alteración genética concreta: ambroxol (en fase 2, reclutando) y GZ/SAR4027671 para la glucocerebrosidasa u otros específicos para los pacientes con mutación de la LRRK2. Hay una enzima que se encarga de metabolizar la glucosilceramida, que es la glucocerebrosidasa (GBA). La mutación en la GBA es la más frecuente en pacientes con enfermedad de Parkinson y en pacientes con la mutación la actividad de la enzima está reducida y esto se asocia con depósitos en el cerebro de alfa- sinucleína. GZ/SAR402671 actuaría corrigiendo esta alteración y podría ser un tratamiento prometedor para pacientes con párkinson y mutación de la GBA. Hay 3 estudios fase 1 completos en voluntarios sanos: TDU12766 (doble-ciego de seguridad), FED12767 (abierto cruzado de efecto) y TDR12768 (doble-ciego, randomizado controlado con placebo a dosis orales ascendentes de seguridad); se incluyeron en total 99 sujetos sanos y 76 recibieron la medicación, que parece segura. El MOVES-PD trial es un estudio fase 2 multicéntrico, doble- ciego, aleatorizado y comparado con placebo en el que se reclutarán unos 240 pacientes portadores de la mutación GBA. Lo importante es que actuaría sobre el mecanismo y podría frenar la enfermedad. Esto es relevante si tenemos en cuenta que entre el 10 y 25% de los pacientes con enfermedad de Parkinson como ya se comentó tienen la mutación. En resumen, estamos empezando a actuar sobre mecanismos concretos que podrían ofrecer una solución a los pacientes con esa disfunción. Relacionado con todo esto que se ha comentado, destacar que un trabajo español del grupo del Hospital de Valdecilla de Jon Infante fue seleccionado dentro de los Highlights (temas más importantes); precisamente siguen durante 4 años a 25 portadores de una mutación (LRRK2 G2019S) y determinan que una prueba de neuroimagen funcional de los ganglios basales (DATSCAN) predice cuales van a desarrollar los síntomas del párkinson.
    En el día de hoy se presentaron 403 trabajos tipo póster sobre diferentes temas como cognición, genética o escalas. Sabemos que algunos pacientes con párkinson pueden desarrollar demencia (entre el 30 y 80% a largo plazo según los estudios) y es prioritario encontrar biomarcadores que nos permitan predecir si un paciente va a desarrollar demencia o no. Además, saber qué predice demencia nos puede dar la pista para poder actuar sobre un mecanismo implicado y diseñar algún fármaco para su prevención. Uno de los trabajos seleccionados por la Movement Disorder Society como entre los más relevantes es el del Dr. Javier Pagonabarraga del Hospital Sant Pau de Barcelona. Javier es el coordinador del Grupo de Trastornos del Movimiento de la Sociedad Española de Neurología y un experto internacional en todo lo relacionado con cognición y párkinson. En este vídeo nos explica su trabajo sobre el uso de la electroencefalografía como marcador de disfunción cognitiva.

    En la parte de genética otro trabajo seleccionado por la Movement Disorder Society fue el del grupo de Sevilla del Hospital del Virgen del Rocío, que analiza que mutaciones genéticas se asocian a la presencia del trastorno de control de impulsos. En el presente vídeo la Dra. Silvia Jesús nos lo explica.

    Finalmente, se habló sobre el papel del tracto gastrointestinal y lo que consumimos y el riesgo de desarrollar párkinson. Se ha observado una relación inversa entre tener párkinson y fumar, cuanto más consumo de tabaco menos riesgo. No se sabe el motivo pero podría ser debido a sustancias antioxidantes protectoras presentes en el tabaco. Hay un ensayo con parches de nicotina en marcha.
    También hay una relación inversa similar con el consumo de cafeína aunque se presentó precisamente en el congreso un trabajo con resultados negativos, de tal forma que la cafeína en 57 pacientes frente a placebo no mejoró el estado motor de los pacientes y por el contrario hubo un discreto empeoramiento en la función cognitiva y discinesias. Finalmente, también hay una relación inversa con el ácido úrico y parece que tener ácido úrico más alto se asocia a una progresión más lenta de la enfermedad. En relación con esto se han desarrollado estudios con inosina (SURE-PD, SURE-PD3), una molécula que aumenta los niveles de ácido úrico, con intención de ver si modifica la progresión de la enfermedad. Sin embargo, faltan datos y algunos pacientes desarrollan efectos secundarios (crisis de gota y piedras en el riñón).

    Con respecto al intestino, está la hipótesis de que la enfermedad de Parkinson podría empezar en el intestino y a través del nervio vago ascender hasta el cerebro, lo que explicaría que el estreñimiento es un síntoma que puede aparecer en el paciente años antes de desarrollar los síntomas motores (temblor, rigidez y bradicinesia). Interesantemente se ha observado en estudios poblacionales que aquellos sujetos a los que se les seccionaba el nervio vago 30 años después desarrollaban párkinson con menos frecuencia. Incluso se ha escrito una editorial en la revista Neurology acerca de la vagotomía como tratamiento preventivo del párkinson: ¿realidad o ficción?
    MENSAJES DEL DÍA
    • Hay vacunas (inmunización activa) en desarrollo con intención de evitar la formación de depósitos de alfa sinucleína en pacientes con Parkinson de reciente diagnóstico. De momento han demostrado que son seguras. Queda por ver su efecto sobre la enfermedad.

    • También hay ensayos con anticuerpos (inmunicación pasiva) dirigidos contra la alfa- sinucleína. Los resultados de seguridad y eficacia están por ver.

    • En el futuro los tratamientos serán dirigidos específicamente contra la causa de la enfermedad en cada enfermo. La genética será clave para conocer la causa, el mecanismo, y el tratamiento que ofreceremos al enfermo.

    • La enfermedad podría empezar en el intestino y ascender por el nervio vago al cerebro. La vagotomía (sección del nervio vago) podría prevenir de su desarrollo y se discute su uso como medida preventiva igual que en otras patologías se hace algo parecido (por ejemplo, mastectomía en mujeres con mutaciones y riesgo alto de cáncer de mama).

    • Dado que algunos pacientes con Parkinson desarrollan demencia, es necesaria la investigación para identificar biomarcadores que nos permitan predecir quien la va a desarrollar, ya sean clínicos o de otro tipo (neurofisiológicos, de imagen, etc.).

    Jueves 8 de Junio de 2017.
    Aparte de tratamientos con un fin curativo también cada vez hay más con un efecto sintomático: el futuro es prometedor.
    El último día de congreso se presentaron trabajos tipo poster relacionados con tratamientos para mejorar los síntomas de la enfermedad. Algunos en investigación pero que seguro que en poco tiempo estarán disponibles.

    Muy interesante es la administración de levodopa en infusión subcutánea.
    La levodopa es el mejor fármaco. La administración continua la mejor forma de administrarla. Sin embargo, a día de hoy el tratamiento en infusión se debe administrar a través de una PEG (requiere una intervención para hacer un orificio en el estómago y colocar una sonda que sale hacia afuera) mediante una bomba de cierto tamaño y peso. Mejorar la vía de administración es un desafío. ND0612 es levodopa/carbidopa líquida para administrar en infusión continua con una mini- bomba a través de la piel que ha demostrado ser segura y fácil de aplicar. En este congreso se presentaron varios trabajos (hasta 5 diferentes) que demuestran como con ND0612 los niveles de levodopa se mantienen estables y que tiene una mayor biodisponibilidad a dosis equiparables que la levodopa enteral y que los pacientes y cuidadores tienen una buena percepción de su manejo (el 100%; 15 de 15 evaluados). ND0612 reduce el tiempo OFF en 2.42 horas en clínica (frente a 0.41 horas el placebo) y 2.13 horas en casa (con diarios piloto, frente a 1.39 hora con placebo). Queda por ver en estudios con muchos pacientes su efecto e impacto que puede tener en la mejora del tiempo OFF.
    También se han presentado datos de otros fármacos. A destacar que opicapona (recientemente comercializada como Ongentys®) mantiene su efecto de reducción de 2 horas de tiempo OFF (que se transforma en tiempo ON sin discinesias discapacitantes) después de 1 año de seguimiento (en 495 pacientes), que el cambio de levodopa/carbidopa/entacapona (Stalevo®) a opicapona a la noche directamente es seguro (habría que tomar Stalevo® por el día y Ongentys® a la noche y a partir del día siguiente ya otra vez sólo Ongentys® a la noche) y que no está su acción interferida con la comida (puede administrarse concomitantemente con comida en cantidad moderada).

    Otros trabajos interesantes son el efecto beneficioso del parche de rotigotina cuando se añade a la levodopa tanto cuando las dosis de levodopa son bajas como altas (mejora motora y de autonomía para las actividades de la vida diaria), el posible efecto preventivo del ácido docosohexanoide en el desarrollo de discinesias en pacientes con Parkinson (estudio doble- ciego randomizado), el desarrollo de una nueva formulación de apomorfina subcutánea (ND071) más fácil de utilizar y mejor tolerada que la apomorfina convencional, que la formulación de apomorfina sublingual APL-130277 es segura y bien tolerada (nauseas en el 16% y vómitos en el 8% en grado leve) y produce respuesta (saca al paciente del OFF) en 5 a 12 minutos con mejorías motoras entre el minuto 30 y 90 post-administración significativas (incremento en la MDS-UPDRS-III de 22 a 16 puntos) o que istradefylline (antagonista del receptor de adenosina A2A) mejora no sólo los síntomas motores sino también la somnolencia diurna.

    Otras terapias que se presentaron con resultados beneficios en pequeños estudios son la realización de marcha nórdica, la acupuntura y diferentes tipos de ejercicio físico. Un trabajo demostró que ya a las 8 horas de la realización ejercicio físico hay niveles más altos de BDNF (factor neurotrófico que estimula el cerebro) y otro que la combinación de ejercicio físico con estimulación magnética transcraneal sobre el área motora cortical es segura (no efectos secundarios) y que mejora la calidad de vida de los pacientes y puede ser beneficiosa; compararon ejercicio + estimulación frente a ejercicio + estimulación engaño (placebo) y aunque el grupo tratado mejoró su calidad de vida frente al control no fue significativo debido en parte al pequeño tamaño muestral. Finalmente decir que un trabajó observó mejorías en los bloqueos de la marcha con la estimulación del nervio vago en 10 pacientes y que aunque los videojuegos podrían ser útiles para mejorar aspectos cognitivos o de calidad de vida y estado emocional de los pacientes, dos ensayos controlados randomizados resultaron negativos.

    Finalmente, en las Controversias se discutió sobre si el trastorno de control de impulsos es debido a la enfermedad de Parkinson o sólo provocado por medicamentos (agonistas dopaminérgicos). La conclusión es que se debe a ambos factores ya que puede aparecer en pacientes que no reciben agonista y por otra parte es mucho más frecuente en los que lo reciben y muchas veces mejora o remite tras su retirada.
    MENSAJES DEL DÍA
    • Hay cada vez más fármacos disponibles para tratar los síntomas del párkinson: levodopa, rasagilina safinamida, entacapona, tolcapona, opicapona, pramipexol, rotigotina, ropinirol, amantadine y otros.

    • En los próximos años irán llegando otros nuevos (levodopa inhalada, apomorfina sublingual, levodopa en infusión subcutánea con mini-bomba, levodopa mixta, amantadina retardada, etc.).

    • En el trastorno de control de impulsos influye tanto la enfermedad como los fármacos (agonistas dopaminérgicos). Como paciente, si tomo pramipexol, ropinirol o rotigotina debo saber que puedo desarrollar esta complicación (ludopatía, compras compulsivas, hipersexualidad, pasar muchas horas con un hobby de forma desproporcionada, comer compulsivamente, etc.) y por ello estar alerta y hablarlo con el neurólogo. Puede llegar a ser un problema muy grave.

    Y esto ha sido el resumen de la reunión en Vancouver de la Movement Disorder Society. Hemos trabajado duramente para poder preparar este material y esperamos que pueda resultar de vuestro interés.

    Seguiremos contando todo lo que pasa en la enfermedad de Parkinson. Este mes el post de los artículos será una selección de los trabajos presentados y publicados en Movement Disorders.

    ¡Un saludo a todos!



    3 Comments

    1. Jaime Kulisevsky dice:

      Enhorabuena por los resúmenes del Congreso! Un trabajo serio y generoso!

    2. Bernardo Monge Ureña dice:

      soy paciente d e Parkinson, y estoy muy interesado en conocer la opinión de ustedes sobre el uso de células madre en esta patología , muchas gracias

      • Fundación Curemos el Párkinson dice:

        Hola Bernardo,

        Conceptualmente el tratamiento de enfermedades degenerativas con células madre es apropiado. Se trata de implantar células sanas desde fuera a áreas del cerebro para que se puedan trasformar en células productoras de dopamina (en el caso de la EP). La terapia celular junto con la terapia génica y el uso de factores de crecimiento son opciones que forman parte del conjunto de las denominadas terapias regenerativas.

        El problema es que en la EP se extiende la misma desde células enfermas a otras sanas que están alrededor (enfermedad “prion-like”) y se sabe que las células que producen dopamina que se formaron a partir de las células madre que se implantaron acaban enfermando también. Después de un inicio prometedor hace ya años, dos ensayos realizados doble ciego con cirugía engaño (es decir, a un grupo se les implantaba las células madre y a otro no pero no lo sabía ni el paciente ni el evaluador), no se observó beneficio. A esto hay que sumar el riesgo de desarrollar discinesias complejas como complicación y la dificultad en la metodología. Por el contrario, hay casos puntuales descritos de pacientes con muy buena evolución después de muchos años.

        La investigación actual se centra en el uso de vacunas o anticuerpos monoclonales (inmunoterapia) para frenar precisamente que la enfermedad se extienda de una células a otra. Es prometedor el uso de neumodularores de la agregación de alfa sinucleína, que previenen que la alfa sinucleína se agrege para formar los cuerpos de Lewy.

        Todo este tipo de terapias en general deberían aplicarse en sujetos poco evolucionados. Quedan años para ver lo que pasa pero debemos ser optimistas.

        Muchas gracias y ¡un abrazo!

    Deja un comentario

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *