Algoritmo para un diagnóstico precoz de Parkinson.
febrero 21, 2019
Permeabilidad intestinal y enfermedad de Parkinson: ¿Qué evidencia hay?
febrero 28, 2019
Mostrar todo

Problemas para tragar las pastillas del Parkinson: ¿cuándo y cuáles?

• La disfagia es un síntoma que afecta a pacientes con Parkinson avanzado frecuentemente.

• Incluye la dificultad o limitación para tragar las pastillas del Parkinson (u otros medicamentos).

• Incluso un 20% de pacientes poco evolucionados pueden tener limitación para tragar con normalidad las pastillas.

• Las cápsulas son la que menos problemas generan mientras que las pastillas grandes ovaladas, las que más.

• Es fundamental identificar este problema e intentar prevenir complicaciones.
Un síntoma potencialmente grave en la enfermedad de Parkinson es la disfagia, es decir, las dificultades que el paciente tiene para tragar. Como complicación puede ocurrir una broncoaspiración, que en estadios avanzados es causa frecuente de fallecimiento. Por eso es muy importante tomar medidas y evitar los atragantamientos. Aunque se sabe que es un problema propio de una enfermedad más evolucionada, estudios rigurosos han demostrado micro-broncoaspiraciones silentes en estadios iniciales. Consecuencias de la disfagia son la pérdida de peso y desnutrición, pero además de los alimentos se suma la limitación para poder tragar la medicación, lo cual agravaría los síntomas debido a la falta de efecto de tratamiento, que algo puede ayudar en la capacidad deglutoria; es decir, en ON los pacientes tragan mejor que en OFF.
Este mes se publica un artículo en la revista Parkinsonism and Related Disorders donde los autores investigan cuando aparecen los problemas para tragar las pastillas y qué pastillas son las que más problemas generan por parte de los pacientes con Parkinson. En concreto estudiaron a una población de 118 pacientes y 32 controles. Evaluaron el componente subjetivo del paciente de disfagia mediante una escala pero también con una prueba objetiva, un estudio de videofluoroscopia, que permite filmar con una cámara el proceso de deglución con intención de detectar si hay problemas y cuáles. Evaluaron la capacidad para tragar un total de 4 pastillas diferentes para el Parkinson (1 era cápsula y las otras tres pastillas, dos de ellas fragmentables) y 4 pastillas placebo (similares en forma y tamaño a las analizadas). La edad media de los pacientes fue en torno a 69 años y el tiempo medido de evolución de unos 9 años, presentando un 70% algún tipo de déficit cognitivo.
El 28% de los pacientes presentaron disfagia moderada a severa para tragar las pastillas. Algunos problemas fueron la aparición de tos, necesidad de beber agua después de tomas las pastillas, o que las pastillas se disolvían en la calidad oral o seno piriforme, ascendiendo a la zona nasal. La variable que más se asoció a la presencia de disfagia fue la puntuación total en la escala MDS-UPDRS (I-IV), indicando por lo tanto que una mayor afectación y severidad de la enfermedad se asocia a la presencia de disfagia. Sin embargo, y como punto destacado, la disfagia fue también frecuente en pacientes poco evolucionados, apareciendo en el 20% de aquellos con menos de 2 años de evolución, en el 21% de aquellos con un estadio 2 de Hoehn&Yahr (afectación bilateral pero con reflejos posturales preservados), y ene l 20% de aquellos pacientes más jóvenes, con menos de 70 años. Por el contrario, un 16% de los controles presentó disfagia para tragar las pastillas.
En cuanto a qué pastilla causaba los problemas, en la mayoría de los casos (73%) era sólo una de las pastillas mientras que en el 27% más de una. La que menos problemas dio fue la cápsula (6 veces), luego la pastilla redonda alargada (9 veces), luego la pastilla redonda pequeña (12 veces), y la que más, la pastilla grande ovalada. Como dato importante se observó que un 23% con aparente no mala capacidad para tragar el agua presentaba problemas para tragar las pastillas. Hasta el 48% presentaron aspiración al tragar agua, sugiriendo esto un incremento del riesgo de aspiración cuando las pastillas se disuelven machacadas en agua.
En cuanto a los cuestionarios utilizados para detectar problemas para tragar las pastillas, en general resultaron poco sensibles dado que pacientes con problemas en la video-fluoroscopia no lo contaban en el cuestionario, pero sí específicos, es decir, que si contaban problemas para tragar los tenían

En resumen, la disfagia es un problema frecuente e incluye las limitaciones para tragar las pastillas del Parkinson. Aunque es más frecuente en pacientes avanzados, puede haber limitaciones para tragar medicación en 1 de cada 5 pacientes de poco tiempo de evolución. Las cápsulas a priori son las que menos problemas dan mientas que las pastillas ovaladas las que más. Es importante identificar el problema para evitar complicaciones graves como una broncoaspiración.


DIEGO SANTOS GARCÍA
NEUROLOGÍA, CHUAC (COMPLEJO HOSPITALARIO UNIVERSITARIO DE A CORUÑA), A CORUÑA

Comments are closed.