PÁRKINSON

HISTORIA DEL PÁRKINSON

EL FUTURO ESTÁ SIN ESCRIBIR...
VENCEREMOS AL PÁRKINSON JUNTOS.

ALGUNOS DATOS

SÍNTOMAS DEL PÁRKINSON

Síntomas Motrices

Síntomas No motrices

  • Temblores en reposo.
  • Bradiquinesia o congelamiento: quedar atascado en el lugar al intentar caminar.
  • Tono bajo de la voz.
  • Falta de expresión facial.
  • Dureza o rigidez de los brazos, las piernas o el torso.
  • Problemas de equilibrio y caídas.
  • Postura encorvada.
  • Disminución de la capacidad para tragar (disfagia) y babeo.
  • Depresión.
  • Ansiedad.
  • Estreñimiento.
  • Deterioro cognitivo y demencia.
  • Trastornos del control de los impulsos.
  • Hipotensión ortostática.
  • Dolor.
  • Alucinaciones y psicosis.
  • Trastornos del sueño.
  • Disfunción sexual.
  • Disfunción urinaria.
Lo que hacemos es gracias a la colaboración de personas como tú. ¡Gracias por apostar por un futuro sin Párkinson!

AYÚDANOS

PREGUNTAS FRECUENTES

1¿Qué es el Párkinson?
La enfermedad de Parkinson es un trastorno neurodegenerativo progresivo que ocurre cuando ciertas neuronas en la región cerebral conocida como sustancia negra mueren o se deterioran. Normalmente, estas neuronas producen una sustancia vital llamada dopamina. La dopamina es la encargada de transmitir señales que permiten el funcionamiento coordinado y sin problemas de los músculos y el movimiento del cuerpo.
2¿A quién afecta?
La enfermedad de Parkinson afecta tanto a hombres como a mujeres en casi igual medida. No hace distinciones sociales, étnicas o económicas.
3¿Cuáles son las causas?
No se conocen las causas de la enfermedad. Algo imprescindible si queremos trabajar tanto para vencer al Párkinson como para prevenirlo. Hay factores genéticos y otros ambientales implicados. Importantes líneas de investigación van dirigidas hacia intentar llegar a conocer el origen de la enfermedad. Podría haber más de un agente causal y no un sólo único agente inicial.
4¿Cómo se diagnostica la enfermedad de Párkinson?
En las primeras etapas, puede ser muy difícil de diagnosticar con exactitud, porque no existe una única prueba que pueda confirmar que una persona tiene Párkinson.

El diagnóstico también se complica porque algunos síntomas de la enfermedad pueden ser causados por otras enfermedades.

El diagnóstico es clínico y se hace explorando al paciente y detectando la presencia de temblor en reposo, rigidez, lentitud de movimientos y problema de la marcha, postura y equilibrio.

En el futuro algunos síntomas como la depresión, estreñimiento, falta de olfato o algunos trastornos del sueño nos podrían permitir hacer un diagnóstico más precoz.
5¿El Párkinson tiene cura?
En los últimos años se ha avanzado mucho en el conocimiento de la enfermedad de Párkinson, pero por ahora no tiene cura.
6¿Por qué es importante un diagnóstico precoz?
La media para un diagnóstico de Párkinson es de entre 1 y 5 años. Es importante trabajar para favorecer un diagnóstico precoz ya que la eficacia del tratamiento es mayor.
7¿El Párkinson es hereditario?
Se desconocen las causas del Párkinson y tan solo un 10-15% de los pacientes tienen un vínculo genético o antecedentes familiares de la enfermedad.
8¿Qué tratamientos existen?
Casi todos los síntomas de la enfermedad de Parkinson son causados por la falta de dopamina en el cerebro. La mayoría de los fármacos para el Párkinson procuran restaurar o simular la dopamina temporalmente, por lo cual a menudo reciben el nombre de fármacos dopaminérgicos. Estos medicamentos generalmente reducen la rigidez muscular, mejoran la velocidad y coordinación de los movimientos y reducen el temblor.

El tratamiento que mejore resultado está dando para aliviar los síntomas de la enfermedad es la Levodopa. Este fármaco sustituye a la dopamina y se administra casi siempre junto a otros fármacos para disminuir los efectos secundarios.

Llegado un momento en el que la enfermedad está muy avanzada, podría considerarse como terapias la cirugía (estimulación cerebral profunda) o el uso de unas bombas de medicación.

La cirugía consiste en introducir unos electrodos dentro del cerebro, conectados a un neuroestimulador que está colocado debajo de la piel a través de un cable de extensión y que estimulan un área muy delimitada del mismo (núcleo subtalámico).

La levodopa y la apomorfina son medicamentos que se pueden administrar en infusión continua mediante bomba a través de una gastrosotmía o de forma subcutánea respectivamente. Esto permite alcanzar unos niveles de medicación en sangre más estables y así una mejor respuesta motora. De esta forma, el paciente se encontrará bien más tiempo a lo largo del día.
Fundación Española de Ayuda a la Investigación en Párkinson
Nuestro objetivo es desarrollar y apoyar proyectos de investigación de la enfermedad de Parkinson.
 
SÍGUENOS